Día de golf

Opción 1: Día de Golf en el Club de Campo

Disfrute de un día de Golf en uno de los Clubes más exclusivos de Mendoza. Los buscaremos por el hotel y nos dirigiremos al Club de Campo, donde los estarán esperando con los palos de golf y el caddie para disfrutar de un día de golf rodeados de un maravilloso paisaje con una gran cantidad de árboles, pinos de distintas especies y frondosos olivos.  

Incluye: traslados en privados, green fee, caddie, palos de golf e impuestos.

 

Opción 2: Full Day Golf con Almuerzo en Tupungato Winelands

Por la mañana partiremos del hotel hacia la zona de Valle de Uco*. Allí visitaremos Tupungato Wine Lands, el primer proyecto integral de wine country club del mundo con viñedos privados, polo y golf. Disfrutaremos de un día de golf y de un delicioso almuerzo, rodeados de un paisaje sorprendente. 

* Valle de Uco: ubicado a una hora y media de la Ciudad de Mendoza, al pie de la Cordillera de los Andes. Es una de las zonas con mayor potencial vitivinícola de la Argentina. 

Incluye: traslados en privados, green fee, carro (no hay caddie), palos de golf, almuerzo con vinos e impuestos.

 

"Naturalmente, después de haber leído muchos artículos acerca de Mendoza, de su gente, su clima, sus paisajes y su gastronomía, comenzamos ansiosos nuestros planes para el viaje a Suramérica. Con tanta suerte que la Concierge del hermoso Hotel Hyatt en Mendoza arregló nuestra gira por las bodegas del área con la Sra. Eugenia Rodríguez, quien encabeza la empresa local de turismo Aventura & Wine. Para más suerte todavía, Eugenia nos envió a , Federico, y él fue nuestro incomparable guía y maestro. Federico supo exactamente dónde llevarnos y, durante el tour por los valles ese día, nos presentó a tantas personas amables y acogedoras que de haber hecho el recorrido solos, mi esposo y yo nunca hubiéramos conocido. El simpático Don Carmelo Patti nos abrió sus puertas y personalmente nos dio a probar su vino espumante que recibió premios en los Estados Unidos. Luego la propietaria de otra de las bodegas nos llevó a sus sembrados a tocar y a comer de las tantas variedades de su cosecha, a la misma vez que nos daba una educación sobre el cultivo de sus uvas y el proceso de sus vinos. En otra bodega, donde nos prepararon un almuerzo especial, cada platillo nos fue servido con una copa de vino apropiado, incluyendo al final un delicioso vino para acompañar los postres hechos en casa. ¡Simplemente inolvidable!"

Magali Fox, USA